Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Flickr Síguenos en Youtube Suscríbete por RSS

Consejos para que el denominado grupo de la tercera edad mantenga al máximo la movilidad

Realizar ejercicios es una buena forma de prevenir la inmovilidad y así también disminuimos el riesgo de evolución a la fragilidad

Realizar ejercicios es una buena forma de prevenir la inmovilidad y así también disminuimos el riesgo de evolución a la fragilidad

En la experiencia adquirida en nuestro trabajo en la residencia de la tercera edad en Zaragoza, hemos constatado que muchos mayores, presentan problemas de movilidad .

En muchas ocasiones vemos a personas mayores en sillas de ruedas o desplazándose con un andador, pero muchas veces no es consecuencia de una enfermedad sino que es consecuencia de moverse menos, de caminar menos, de llevar una vida sedentaria, con lo que a nivel de movilidad empiezan a padecer las consecuencias.

Algunos de los síntomas que se aprecian en esa vida sedentaria, que limita el movimiento, son:

-falta de movilidad y equilibrio

-atrofia muscular

-falta de fuerza

-fatiga por disminución de la capacidad de respirar

-problemas para caminar por sus propios medios

-estados depresivos

¿Qué podemos hacer para mantener la movilidad de nuestros mayores?:

 1-Motivarlos para caminar y moverse todos los días un poco, siempre acompañados

2-Practicar algún deporte, cuando todavía están sanos, como el tai-chi, yoga, Pilates,…

3-Si la falta de movilidad no es consecuencia de alguna patología y sobretodo, si padece artrosis, artritis, reuma,…se le puede hacer ejercitar los músculos en casa, por ejemplo caminando alrededor de una mesa a fin de no empeorar.

4-Ejercitar brazos, hombros, manos, piernas, cuello…con ejercicios suaves

5-Estimular a la persona mayor para que realice por sí misma las actividades de la vida diaria…(vestirse, lavarse, desnudarse, comer,..) aunque sea a un ritmo más lento

6-Hacerle realizar ejercicios respiratorios

7-Realizar manualidades a efectos de potenciar la coordinación

Como ya sabemos: mejor prevenir que curar. Realizar ejercicios es una buena forma de prevenir la inmovilidad y así también disminuimos el riesgo de evolución a la fragilidad. Es tan beneficioso trabajar en éste sentido que aumentamos la capacidad cardiovascular, disminuye la ansiedad, evitamos la depresión y la agresividad, reforzamos la musculatura y la densidad ósea y sobretodo favorecemos la socialización.

Las personas mayores que han hecho deporte o ejercicio desde siempre envejecen mejor y con mayor calidad de vida y presentan una menor incapacidad funcional.

7 aspectos a tener en cuenta para Cuidar al cuidador

 

el cuidador sobrelleva una sobrecarga, no sólo física (de esfuerzos que ha de realizar), sino también emocional, psicológica,…

el cuidador sobrelleva una sobrecarga, no sólo física (de esfuerzos que ha de realizar), sino también emocional, psicológica,…

Lo habitual es que alguien de la familia se responsabilize de cuidar y atender, en el domicilio, todas las necesidades de esa persona del denominado grupo de la tercera edad  que por diversas circunstancias (físicas, médicas,…) le han convertido en anciano con dependencia.

Esta dedicación implica “estar” 24 horas al día, los 365 días del año, sin descanso, prestando atención de forma continuada.

Nos encontramos con el problema de que, a menudo, el cuidador o cuidadora, sobrelleva una sobrecarga, no sólo física (de esfuerzos que ha de realizar), sino también emocional, psicológica,… lo que puede, y es sabido que ocurre a menudo, conllevar situaciones personales de ansiedad, de estrés, de agotamiento físico e incluso de depresión. Todo lo expuesto puede llegar a repercutir en la salud del cuidador.

Hay que tener en cuenta algunas cuestiones para que el cuidador pueda sobrellevar la carga de forma más relajada y tranquila:

 1) A efectos de no realizar esfuerzos ni tareas innecesarias, lo primerio que debemos saber es qué es lo que necesita la persona dependiente.

2) Organizarnos de forma que podamos tomarnos un tiempo de descanso y respetar ese tiempo que precisamos.

3) Nunca debemos auto-medicarnos, si creemos que necesitamos tomar algo hacerlo por estricta prescripción médica.

4) No dejar de lado las actividades que han sido gratificantes para el cuidador… buscar ese tiempo para seguir manteniendo las relaciones sociales.

5) Compartir con los demás miembros de la familia las actividades que nos gustan.

6) No descuidar nuestro aspecto físico.

7) Mantener el sentido del humor, aún ante los problemas que se nos presenten, lo que nos permitirá afrontar mejor cualquier situación difícil.

En caso de estrés, agotamiento, depresión,… debemos buscar ayuda. No sólo de las personas de nuestro entorno sino también de profesionales, quienes nos orientarán y nos podrán ayudar a aprender técnicas para mejorar la convivencia, para comunicarnos mejor con la familia, para descargar tensiones y para tener un mejor control a nivel emocional. Con todo lo expuesto será más fácil sobrellevar las dificultades en el día a día, tanto a nivel personal como grupal.

Desde que pusimos en marcha éste blog os hemos informado sobre alzheimermovilizaciones, reminiscencia, nutrición, aspectos médicos,… dirigido a la atención en la tercera edad,  válido en geriátricos, pero también en casa, pero me gustaría saber si hay algún tema en particular que os interese. ¿qué problemas se os presentan en casa, en el día a día, con el cuidado de vuestros mayores? Nuestro trabajo es en la residencia de Zaragoza, pero  pretendemos ofrecer una herramienta de consulta a todos los que precisan una orientación para cuidarlos en casa.

¿Cómo hemos de mover a una persona encamada?

Debemos saber si la persona encamada va a cooperar o no para realizar el cambio postural.

Debemos saber si la persona encamada va a cooperar o no para realizar el cambio postural.

Son numerosas las ocasiones, al menos, en nuestra residencia de la tercera edad en Zaragoza, en las que es preciso movilizar y realizar cambios posturales a personas con más o menos dependencia. Para nuestro equipo no presenta dificultad, pues no sólo cuenta con la formación teórica sino que además tiene adquirida la práctica.

Pero ¿Qué pasa cuándo la movilización se ha de hacer en el domicilio? Lo habitual es que los cuidadores en casa no tengan ni la teórica ni la práctica, por lo que considero debieran tener en cuenta las siguientes indicaciones, a efectos de no provocar ninguna lesión en quien los atiende, ni provocar lesiones a la persona que se atiende.

Lo primero de todo, debemos saber si la persona encamada va a cooperar o no para realizar el cambio postural.

Si no va a colaborar hay que realizar la movilización entre 2 personas, siguiendo las indicaciones que detallamos a continuación:

  • cada persona se tiene que colocar a un lado de la cama.
  • Tenemos que  colocar los pies separados y las rodillas ligeramente flexionadas.
  • Retiraremos la ropa de la parte superior de la cama, incluida la almohada, para disponer de espacio.
  • Tenemos que introducir un brazo por debajo del hombro del paciente y, si es necesario, el otro debajo del muslo. Sujetando, se le levantará con cuidado hasta llevarlo a la posición deseada.
  • IMPORTANTE: hay que evitar fricciones y sacudidas repentinas o bruscas.

Otra forma de movilizar a una persona que permanece en cama entre dos personas, puede ser colocándose las dos en el mismo lado de la cama, teniendo en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Una de las dos personas colocará un brazo por debajo de los hombros del paciente y el otro brazo por debajo del tórax.
  • La segunda persona deslizará sus brazos a la altura y por debajo de la región glútea.
  • Sujetando, elevarán con cuidado al paciente para llevarle hacia la posición requerida.

¿Que riesgo tienes de padecer Alzheimer?

sabemos que para mantener el cerebro joven, es imprescindible tener un riego sanguíneo saludable

sabemos que para mantener el cerebro joven, es imprescindible tener un riego sanguíneo saludable

Sabemos que en la composición del cerebro hay un volumen de una tercera parte de vasos sanguíneos. Y también sabemos que para mantener el cerebro joven, es imprescindible tener un riego sanguíneo saludable.

Existen numerosos estudios sobre el origen del Alzheimer que confirman que una cuarta parte de los casos de Alzheimer están determinados por nuestra genética.

Se han realizado numerosos estudios, de base genética, algunos con inclusión de medicamentos, para intentar detectar el Alzheimer de forma temprana, pero sabemos que no es una práctica habitual del sistema de salud.

La conclusión de dichos estudios ha sido que se pueden paliar los síntomas pero en ningún momento se ha demostrado que se pueden revertir o hacer desaparecer. Lo que sí se ha visto es que a cada persona, los síntomas y la ingesta de medicación,le afecta de una forma distinta.

La consecuencia ha sido que, los científicos e investigadores, hayan decidido estudiar y realizar ensayos clínicos para intentar determinar cuales son las señales de la enfermedad de Alzheimer antes de su diagnóstico.

Se intenta establecer una relación entre la genética y la aparición de proteínas en las redes neuronales, lo que puede llevar a la comprensión de que ambos factores influyen en el riesgo de padecer Alzheimer y de que el estudio de ambos puede generar tratamientos para personas que aún no han mostrado los primeros síntomas y que no han mostrado ningún deterioro en las capacidades cognitvas, como pueden ser la memoria o el pensamiento.

Se propone la idea de que, mediante un escaner cerebral y estudiando y analizando el líquido cefalorraquídeo, se puede saber con antelación qué personas mostrarán los primeros síntomas del Alzheimer en un periodo de tiempo de entre 10/15 años.

Pero, ¿es mejor saber con anterioridad si padeceremos Alzheimer?  O ¿es preferible no saberlo?

Hay numerosos estudios en los que no se informa a los participantes de los resultados individuales, de la presencia de biomarcadores. En concreto, el Doctor David Holtzman, que es neurólogo, ha dicho: “Este es un tema de discusión entre los participantes y los investigadores”, habiendo decidido, de momento, que lo mejor es no informar individualmente.

Sin embargo, otros investigadores dicen que contar a los participantes del estudio los resultados les aportaría algún beneficio. El Doctor Reisa Sperling, profesor de neurología en la Escuela de Medicina de Harvard, y especializado en demencias, está de acuerdo en que no hay pruebas suficientes para apoyar pruebas generalizadas de los biomarcadores de Alzheimer. Pero está liderando un ensayo de la droga, diciéndole a los participantes por adelantado acerca de si sus TEP muestran la acumulación de beta-amiloide en el cerebro, lo que indica placas. Su explicación fue “Para mí, tiene sentido que sepa si usted tiene amiloide o no, porque usted tiene la oportunidad de entrar en un juicio para tratar de hacer algo al respecto”.

Lo que se concluye es que, quizás, lo mejor es estimular un modo de vida saludable: el ejercicio, la estimulación cognitiva y la dieta mediterránea (sobretodo el pescado, frutas y verduras),… pues todo ello se ha relacionado con el menor riesgo de padecer cualquier demencia o Alzheimer.

Nuestros padres envejecen ¿cómo se sienten?, ¿cómo hemos de actuar?

Estamos acostumbrados a superar situaciones más o menos difíciles que se nos presentan a diario, pero, ¿cómo hacerlo cuando nos toca ser cuidadores de nuestros padres? ¿cómo se sienten los mayores ante la vejez?

Estamos acostumbrados a superar situaciones más o menos difíciles que se nos presentan a diario, pero, ¿cómo hacerlo cuando nos toca ser cuidadores de nuestros padres? ¿cómo se sienten los mayores ante la vejez?

¿Cómo hay que afrontar el envejecimiento de nuestros padres?

Estamos acostumbrados a superar situaciones más o menos difíciles que se nos presentan a diario, pero, ¿cómo hacerlo cuando nos toca ser cuidadores de nuestros padres? ¿cómo se sienten los mayores ante la vejez?

Se van produciendo una serie de cambios y un enfrentarse a pérdidas (fallecimiento de la pareja, de amigos, de familiares,..), elaboración de duelos por esas pérdidas, …

Aparecen cambios físicos, sensoriales, cognitivos, de relaciones sociales,…

Cada persona se enfrenta a la vejez en función de sus experiencias previas,…hay quien se lo toma como la posibilidad de hacer cosas para las que nunca ha tenido tiempo y hay quien lo ve como el camino hacia la decadencia.. entre estas dos posturas hay un sinfín de variedades.

Como hijos, ¿cómo nos afecta el envejecimiento de nuestros padres? No es nada fácil. Pasamos a tener que ocupar la asunción de responsabilidades sobre ellos y nuestros mayores  pueden no asimilar ése cambio de papeles… pués se pueden generar sentimientos de temor, inquietud, dudas, recelo, inseguridad,…

Quizás, lo más conveniente, es ir hablando con nuestros padres de lo que sucede, de hablar sobre las dificultades que se van encontrando,… para que entiendan la situación y poco a poco vayan asimilando que somos los hijos quienes tenemos que tomar las riendas.

A veces, cuando observamos déficits cognitivos, de atención, de memoria, de movilidad,.. tenemos que modificar la vivienda: cambiar la bañera por plato de ducha con suelo antideslizante, quitar de en medio objetos que molestan para deambular, mejorar la iluminación, colocar pasamanos para que tengan puntos de apoyo,… y si padecen una enfermedad importante conocer el diagnóstico y el pronóstico, para ir preparándonos para lo que pueda suceder.

Determinadas enfermedades, como el Alzheimer, el Parkinson, la demencia senil,.. pueden conllevar conductas inesperadas/involuntarias. Nunca debemos tomarlo como algo personal, son sólo síntomas de la enfermedad.

Hemos de asumir el cuidado de nuestros mayores al tiempo que tenemos obligaciones con nuestro trabajo, nuestra familia,… y tomar decisiones que no gustan a nuestros padres. Se trata de explicarles que sólo tratamos de que no corran riesgos innecesarios y que tengan cubiertas sus necesidades de la mejor manera posible.

Por útimo, quiero recalcar lo importante que es la división de tareas. En la medida de lo posible el cuidador no debe ser un solo miembro de la familia, hemos de repartirnos el trabajo y sobretodo quienes asuman el papel de cuidador buscar su tiempo de descanso y de desconexión, pues es un trabajo que agota física y emocionalmente.

Si cuidas de una persona mayor y se te presenta alguna duda sobre movilizaciones, cuidados de alzheimer, demencia, nutrición, aspectos médicos, … o cualquier incidencia, puedes contactar con nuestra residencia de la tercera edad en Zaragoza, mediante el recuadro de comentarios, dónde te facilitaremos la información que necesites.

7 recomendaciones posteriores a una intervención quirúrgica por fractura de cadera

Una buena rehabilitación produce la recuperación de la persona afectada por la fractura de cadera

Una buena rehabilitación produce la recuperación de la persona afectada por la fractura de cadera

Por diferentes causas (artrosis, fractura intra o extra capsular,…) es una de las fracturas más frecuentes entre las personas mayores.

Cuando se produce una caída, sea de una persona válida o dependiente, con demencia , alzheimer, … lo primero que tenemos que hacer, para descartar que realmente hay una fractura de cadera, aunque el anciano pueda caminar o no manifieste dolor, es acudir al médico, quien valorará si es pertinente  hacer una radiografía para confirmar o descartar si se ha producido una fractura.

Generalmente, si se ha producido una fractura, el anciano nota y manifiesta dolor y no puede levantarse por sí mismo.  Se nota que la pierna fracturada está más corta en relación a la otra y se percibe el pié en rotación externa (posición típica de la fractura de cadera).

En nuestra residencia de Zaragoza, si ha habido fractura, y consecuentemente, intervención quirúrgica, las 7 recomendaciones que nos han proporcionado los médicos y que suelen resultar exitosas para lograr que el post-operatorio sea positivo, son las siguientes:

*   Para evitar lesiones en la piel como roces, úlceras,… usar protección en los talones y a ser posible utilizar colchones anti-escaras.

*  Si no tenemos orden/autorización del médico no debemos poner de pié al paciente.

*  El tiempo que el anciano ha de permanecer en la cama hay que prestar atención a la posición de sentado, cuando por ejemplo tiene que comer, para evitar la luxación de la prótesis. Los síntomas de luxación son varios, pero el primero es la sensación de dolor.

*   Nunca debemos traccionar el miembro operado. La tracción implica una cierta cantidad de tensión forzando a otra posición lo que puede ejercer efectos negativos.

*   A efectos de evitar la rotación interna es conveniente colocar una almohada entre las piernas.

*   Cuando haya que darle la comida al anciano, elevaremos el respaldo de la cama ortopédica hasta 45°.

*  Cuando hagamos cambios posturales en rotación, no lo haremos totalmente y colocaremos almohadas en la espalda para evitar que gire.

En nuestra residencia de la tercera edad en Zaragoza y a efectos de programar la rehabilitación de la forma más conveniente posible, tenemos en cuenta factores como la edad de la persona con dependencia, su estado físico, el estado cognitivo y mental, el tiempo que lleva en esa situación y cual era su forma de vida antes de producirse la fractura de cadera.

Hemos de trabajar en la línea de fomentar que el anciano se valga por sí mismo al máximo de sus posibilidades, animándole y estimulándole a realizar diferentes actividades e intentando evitar actitudes negativas, depresiones, dependencia innecesaria,… estamos seguros de que es lo mejor para una más rápida y pronta recuperación.

Contacto

Francisco de Goya, 11
Remolinos (Zaragoza)
976 618 540 - 669 195 956
residenciaremolinos@yahoo.es

Residencia Remolinos