Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Flickr Síguenos en Youtube Suscríbete por RSS

Consejos para que el denominado grupo de la tercera edad mantenga al máximo la movilidad

Realizar ejercicios es una buena forma de prevenir la inmovilidad y así también disminuimos el riesgo de evolución a la fragilidad

Realizar ejercicios es una buena forma de prevenir la inmovilidad y así también disminuimos el riesgo de evolución a la fragilidad

En la experiencia adquirida en nuestro trabajo en la residencia de la tercera edad en Zaragoza, hemos constatado que muchos mayores, presentan problemas de movilidad .

En muchas ocasiones vemos a personas mayores en sillas de ruedas o desplazándose con un andador, pero muchas veces no es consecuencia de una enfermedad sino que es consecuencia de moverse menos, de caminar menos, de llevar una vida sedentaria, con lo que a nivel de movilidad empiezan a padecer las consecuencias.

Algunos de los síntomas que se aprecian en esa vida sedentaria, que limita el movimiento, son:

-falta de movilidad y equilibrio

-atrofia muscular

-falta de fuerza

-fatiga por disminución de la capacidad de respirar

-problemas para caminar por sus propios medios

-estados depresivos

¿Qué podemos hacer para mantener la movilidad de nuestros mayores?:

 1-Motivarlos para caminar y moverse todos los días un poco, siempre acompañados

2-Practicar algún deporte, cuando todavía están sanos, como el tai-chi, yoga, Pilates,…

3-Si la falta de movilidad no es consecuencia de alguna patología y sobretodo, si padece artrosis, artritis, reuma,…se le puede hacer ejercitar los músculos en casa, por ejemplo caminando alrededor de una mesa a fin de no empeorar.

4-Ejercitar brazos, hombros, manos, piernas, cuello…con ejercicios suaves

5-Estimular a la persona mayor para que realice por sí misma las actividades de la vida diaria…(vestirse, lavarse, desnudarse, comer,..) aunque sea a un ritmo más lento

6-Hacerle realizar ejercicios respiratorios

7-Realizar manualidades a efectos de potenciar la coordinación

Como ya sabemos: mejor prevenir que curar. Realizar ejercicios es una buena forma de prevenir la inmovilidad y así también disminuimos el riesgo de evolución a la fragilidad. Es tan beneficioso trabajar en éste sentido que aumentamos la capacidad cardiovascular, disminuye la ansiedad, evitamos la depresión y la agresividad, reforzamos la musculatura y la densidad ósea y sobretodo favorecemos la socialización.

Las personas mayores que han hecho deporte o ejercicio desde siempre envejecen mejor y con mayor calidad de vida y presentan una menor incapacidad funcional.

¿Cómo hemos de mover a una persona encamada?

Debemos saber si la persona encamada va a cooperar o no para realizar el cambio postural.

Debemos saber si la persona encamada va a cooperar o no para realizar el cambio postural.

Son numerosas las ocasiones, al menos, en nuestra residencia de la tercera edad en Zaragoza, en las que es preciso movilizar y realizar cambios posturales a personas con más o menos dependencia. Para nuestro equipo no presenta dificultad, pues no sólo cuenta con la formación teórica sino que además tiene adquirida la práctica.

Pero ¿Qué pasa cuándo la movilización se ha de hacer en el domicilio? Lo habitual es que los cuidadores en casa no tengan ni la teórica ni la práctica, por lo que considero debieran tener en cuenta las siguientes indicaciones, a efectos de no provocar ninguna lesión en quien los atiende, ni provocar lesiones a la persona que se atiende.

Lo primero de todo, debemos saber si la persona encamada va a cooperar o no para realizar el cambio postural.

Si no va a colaborar hay que realizar la movilización entre 2 personas, siguiendo las indicaciones que detallamos a continuación:

  • cada persona se tiene que colocar a un lado de la cama.
  • Tenemos que  colocar los pies separados y las rodillas ligeramente flexionadas.
  • Retiraremos la ropa de la parte superior de la cama, incluida la almohada, para disponer de espacio.
  • Tenemos que introducir un brazo por debajo del hombro del paciente y, si es necesario, el otro debajo del muslo. Sujetando, se le levantará con cuidado hasta llevarlo a la posición deseada.
  • IMPORTANTE: hay que evitar fricciones y sacudidas repentinas o bruscas.

Otra forma de movilizar a una persona que permanece en cama entre dos personas, puede ser colocándose las dos en el mismo lado de la cama, teniendo en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Una de las dos personas colocará un brazo por debajo de los hombros del paciente y el otro brazo por debajo del tórax.
  • La segunda persona deslizará sus brazos a la altura y por debajo de la región glútea.
  • Sujetando, elevarán con cuidado al paciente para llevarle hacia la posición requerida.

Normas generales para movilizaciones

6diciembre 013bLa mayoría de las personas que acuden a los centros hospitalarios o las que se encuentran internadas en los mismos o en centros residenciales, tienen disminuidas sus capacidades a causa de su enfermedad o avanzada edad, por lo en muchos casos no pueden movilizarse por sí mismos, necesitando de la ayuda del personal sanitario para realizar dichos movimientos. Éstos deben ser realizados siguiendo unas normas mínimas establecidas para disminuir los riesgos y favorecer la comodidad. La movilización de los enfermos comprende las técnicas para colocarles y moverles correctamente en la cama, así como el movimiento que deben realizar en la habitación o el transporte a otros lugares del hospital o la residencia a través de sillas de ruedas, camillas o en la propia cama.

Si teneis en casa a una persona mayor, más o menos dependiente, y que precisa que se le hagan los cambios posturales y movilizaciones, es importante que tengais en cuenta las siguientes normas:

  1. Separar los pies, uno al lado del objeto y otro detrás;
  2. A partir de la posición de agachados (posición de sentados), mantener la espalda derecha (que no siempre es vertical);
  3. Una espalda derecha hace que la espina dorsal, los músculos y los órganos abdominales estén en alineamiento correcto;
  4. Se minimiza la comprensión intestinal que causa hernias;
  5. Cuello y cabeza deben seguir la alineación de la espalda;
  6. Dedos y manos han de extenderse por el objeto para ser levantados con la palma. Los dedos solos, tienen poca potencia;
  7. Acercarse al objeto, brazos y codos al lado del cuerpo. Si los brazos están extendidos, pierden mucha de su fuerza. El peso del cuerpo está concentrado sobre los pies. Comenzar el levantamiento con un empuje del pie trasero;
  8. Para evitar la torsión del cuerpo, pues es la causa más común de lesión de la espalda, se ha de cambiar el pie delantero en la dirección del movimiento;
  9. Si el objeto es demasiado pesado para una persona, deben coordinarse entre ellos contando, uno, dos, tres, arriba.

Los cambios posturales son las modificaciones realizadas en la postura corporal del paciente encamado. Para realizar estos cambios se deben seguir unas pautas, tales como:

  • Preparar el área donde se va a trabajar, quitando aquellos elementos que puedan entorpecernos.
  • Procurar realizar el esfuerzo con los músculos mayores y más fuertes (muslos y piernas).
  • Acercarnos lo máximo posible a la cama del enfermo para que el esfuerzo sea menor, y sobretodo, recordar que la columna vertebral debe estar erguida.
  • Es preferible deslizar y empujar, que levantar.
  • Cuando sea posible, debe actuar más de una persona.

Con éste blog, queremos aportar información sobre cuidados y atención a las personas mayores, el denominado grupo de la tercera edad , de movilizaciones, de alzheimer, de demencia senil, en caso de una fractura de cadera, de reminiscencia, de nutrición, de aspectos médicos,… que nos es válido en nuestro ámbito de trabajo (residencia) pero que también  sirve a aquellas personas que por sus circunstancias familiares tienen que asumir el papel de cuidadores en casa.

Puedes decirme si algún tema en particular que te preocupa? ¿qué problemas se te presentan en casa? Pienso que ésta es una buena herramienta para que consultes todo lo que te pueda preocupar, interesar, conocer,…

Contacto

Francisco de Goya, 11
Remolinos (Zaragoza)
976 618 540 - 669 195 956
residenciaremolinos@yahoo.es

Residencia Remolinos